Categorías

Búsqueda de blogs

¿CHAMPÚS CONVENCIONALES O NATURALES?

¿CHAMPÚS CONVENCIONALES O NATURALES?

Cada uno/a conocemos nuestro pelo. Algunos lo tenemos seco y necesitamos un plus de hidratación, otros lo tienen graso y necesitan purificar las raíces y limpiar más en profundidad para regular el exceso de sebo. Otros tienen el cabello normal, pero necesitan volumen porque lo tienen fino, otros lo tienen teñido y quieren un color vibrante lavado tras lavado... hay muchos tipos de cabello, muchas necesidades que cubrir ¿en qué se diferencian los champús naturales? ¿pueden responder a todas estos casos con la misma eficacia?

Comencemos a responder algunas preguntas centrándonos en lo más importante: los ingredientes.

Un champú natural es aquel que no contiene ingredientes químicos en su fórmula (ni detergentes, ni colorantes, ni perfumes, ni siliconas)

En la mayoría de champús el primer o segundo ingrediente es el Soduim Laureth Sulfate o SLS. Un ingrediente detergente y espumante muy económico, que al limpiar de forma muy agresiva tiende a resecar el cuero cabelludo y a provocar los problemas que solemos tener y que pensamos que son debidos a cualquier otra cosa menos a nuestro champú: caspa, picor, exceso de sequedad o de grasa... y en el cabello, encrespamiento, debilidad, falta de volumen... El SLS desequilibra el PH del cuero cabelludo y tiende a desequilibrar también la capa de sebo que lo recubre: dando lugar a descamación por sequedad o por exceso de grasa (dependiendo de la respuesta de nuestro organismo ante este tipo de limpieza).

La base jabonosa de los champús naturales es mucho más respetuosa con el equilibrio del cuero cabelludo: limpia sin resecar y esto supone devolver el equilibrio y PH que debería tener. Consecuncias: menos frecuencia de lavados, menos sequedad y frenado del exceso de grasa y sus problemas (dermatitis, descamación, etc).

A parte de la limpieza, la hidratación también es importante. ¿Cómo consiguen algunos champús dejarnos el pelo tan suave? Es más, ¿cómo algunas mascarillas o sérums para el cabello lo dejan tan sedoso en tan poco tiempo de exposición? La respuesta es que el cabello realmente no está hidratado, está maquillado. Este maquillaje mágico y que actúa tan rápidamente se llaman siliconas (Dimethicone, cyclomethicone, amodimethicone, phenyl trimethicone, cetyl dimethicone,...). Las siliconas recubren la fibra capilar y el cuero cabelludo. Dejan una capa fina, transparente, sedosa y brillante. La sensación es estupenda: brillo, suavidad, y sensación de hidratación. Pero esto solo son sensaciones hasta el siguiente lavado. Porque la fibra capilar está siendo "ahogada" por la silicona. Cualquier tratamiento posterior no penetrará, el cabello se ensucia y se engrasa antes por esta capa de "maquillaje" y al final no estamos tratando el pelo, no lo estamos nutriendo... solo conseguimos lavarlo de forma agresiva y taparlo con una capa ficticia de barniz.

La forma correcta de hidratar el cabello pasa por utilizar un champú sin siliconas que deje la fibra capilar al descubierto para que pueda penetrar el tratamiento posterior, y no lavarlo con SLS, sino con  bases jabonosas naturales.

Los champús naturales tienen un coste más elevado pero limpian de forma equilibrada y respetuosa por lo que en unas semanas de uso realmente nos lavamos menos el cabello, es decir, cunden mucho más porque espacian los lavados, y además permiten nutrir e hidratar el cabello de la forma correcta.

Si deseas sanear tu cabello y equilibrar tu cuero cabelludo, nada mejor que los champús naturales. Notarás la diferencia desde el primer lavado.

Deja una respuesta