Categorías

Búsqueda de blogs

CAUSAS Y REMEDIOS NATURALES PARA EL CUERO CABELLUDO SENSIBLE

CAUSAS Y REMEDIOS NATURALES PARA EL CUERO CABELLUDO SENSIBLE

El cuero cabelludo forma parte de nuestra piel. Tiene características propias, ya que está encargado de proteger el cráneo, mantener los folículos pilosos y es una estructura muy vascularizada (posee una red de multitud de pequeñas venitas bajo su superficie).

Al igual que la piel del rostro, posee glándulas sebáceas propias, que suelen determinar el tipo de cabello que tendremos según su actividad. 

TIPOS DE CUERO CABELLUDO

Cuero cabelludo seco

Sensación tirante tras el lavado, a veces se producen escamas de piel seca que podemos confundir con caspa. El cabello que emerge tiene un aspecto apagado y tosco, crespo. También es más susceptible a la rotura, ya que la sequedad le resta elasticidad. Debemos cuidar la alimentación y beber agua, también acompañar el lavado con una rutina adecuada que hidrate el cabello y trate el cuero cabelludo para que permanezca nutrido, sino puede empeorarse con picores y enrojecimiento.

>>> Usar champús sin sulfatos, mejora la sequedad. Ya que los sulfatos son sales jabonosas muy agresivas y secantes, presentes en la gran mayoría de jabones comerciales.

>>> Aplicar un tratamiento hidratante a base de aceites. El aceite de Argán o de Coco son aceites muy nutritivos que retienen la hidratación. Lo ideal es aplicarlo en el cuero cabelludo, masajear y dejar actuar 1-2 horas, 1 dez a la semana. Después lavaríamos.

>>> Exfoliar suavemente, en caso de descamación. Usar un exfoliante específico para el cuero cabelludo con el fin de retirar las partículas de células muertas. Esto ayudará a limpiar y suavizar, también promoverá la renovación celular. Masaje de 3 minutos, 1 vez a la semana o cada 10 días.

Cuero cabelludo graso

Las glándulas sebáceas producen un exceso de sebo, lo que hace que el cabello dure limpio muy poco tiempo. Se crea una sensación de cabello lacio y falto de movimiento, pegado a la raiz. Esto nos obliga a lavar más a menudo el cabello, pudiendo desequilibrar el PH, que se defenderá produciendo más grasa. Si empeora, la capa de sebo puede dificultar la oxigenación de los folículos, obstruyéndolos y formando placas de caspa grasa. Estas placas se pegan al cabello debilitado y producen episodios de caída capilar.

El exceso de grasa puede ser una condición natural de nuestro cuero cabelludo, o bien, deberse a cambios hormonales (repuntando en la adolescencia y menopausia), cambios en la alimentación o tendencia a llevar la cabeza tapada (gorras, sombreros, etc).

>>> Usar champús sin sulfatos. Los sulfatos, como hemos comentado, limpian de forma agresiva. El cuero cabelludo graso se defiende de esta agresión generando más y más grasa... Los champús naturales limpian respetando el equilibrio y PH capilar. Buscaremos uno, que sea purificante, y que contenga aceites esenciales que equilibren las glándulas sebáceas.

>>> Usar champús/ acondicionador/ mascarilla sin siliconas. Son un ingrediente muy común en los productos capilares. Su función en recubrir cada pelo para embellecerlo de forma ficticia. Es una especie de "maquillaje" para el cabello, ya que le aporta sedosidad al tacto, pero no lo está nutriendo, y lo más importante, ensucia mucho la raíz y el cuero cabelludo, aporta peso a la melena, lo que genera más grasa.


Cuero cabelludo normal, pero con caspa.

El cabello normal es brillante, y con buena apariencia. El problema de la caspa puede venir como hemos comentado:

- Por el uso de sulfatos y/o exceso de lavados.

- Exposición solar prolongada.

La caspa también puede ser un síntoma de psoriasis o micosis. Es recomendable evitar rascarse excesivamente ya que puede aumentar el riesgo de infecciones y alopecia.

La caspa de origen bacteriano puede combatirse con remedios naturales. El aceite de Árbol de té es un gran aliado contra los bacterias y los hongos que provocan la caspa. También tiene poder antiinflamatorio, por lo que los picores y las rojeces cesarán con el uso.

>>> Añade 4 gotas de Aceite esencial de Árbol de té en tu champú, lava el cabello y deja actuar 2-3 minutos. Enjuaga.

>>> Aplica 1 vez a la semana o cada 15 días, una mascarilla de aceite de coco con 10 gotas de Aceite esencial de Árbol de té, solo en el cuero cabelludo. Cubre el cabello con una toalla o un gorro de ducha y déjalo actuar 30 minutos. Lava el cabello.

Cuero cabelludo sensible


El cuero cabelludo puede mostrarse sensible debido a diversas razones como:

- Exceso de lavados con sulfatos, alcohol o siliconas: elimina la capa protectora y desequilibra el PH. Esto puede provocar la invasión de sustancias nocivas. Consecuentemente, el cuero cabelludo se irrita y reacciona con rojeces, picores, caspa y una sensación de tirantez.

- Exposición solar prolongada: no hay que olvidar cubrir la cabeza si vamos a estar expuestos al sol, ya que el cuero cabelludo también se enrojece, sensibiliza y escama por esta agresión. Recomendamos cubrir la cabeza (aunque no durante muchas horas seguidas, porque se genera humedad y proliferación bacteriana) acompañada de una protección solar en spray para el cuero cabelludo.

- Estrés, falta de sueño, dieta poco equilibrada. Estos factores (juntos o por separado) pueden bajar nuestras defensas o producir un déficit vitamínico. Por ello, es necesario hidratarse bien, buena alimentación y descanso y una higiene adecuada. 

>>> Utiliza productos que minimicen las sustancias químicas agresivas.

>>> Espacia los lavados y usa aceites naturales para mantenerlo saludable. 

>>> Enjuaga a conciencia para que se elimine bien la suciedad y el exceso de jabón.

>>> Evita el agua muy caliente o muy fría sobre el cuero cabelludo. 

>>> Evita aplicar calor sobre la raíz (secador, plancha) y evita dormir con el cabello mojado (la humedad genera proliferación bacteriana).

>>> Visita a tu dermatólogo si el problema persiste.

Deja una respuesta