Categorías

Búsqueda de blogs

AROMATERAPIA NATURAL: DIFUSOR ULTRASÓNICO DE ACEITES ESENCIALES

AROMATERAPIA NATURAL: DIFUSOR ULTRASÓNICO DE ACEITES ESENCIALES

El difusor ultrasónico de aromas

Desde que comencé a utilizar mi difusor dejé de comprar ambientadores para casa y sentía que daba otro pasito hacia tener un hogar más libre de tóxicos, y lo sustituí por este "ambientador natural".

El difusor ultrasónico de aromas es un regalo para los sentidos. Es práctico y decorativo, pero sobretodo es saludable. Respirar constantemente ambientadores químicos preocupada cada vez más a las familias. Por ello, un difusor de este tipo, además de aportar un aroma único a nuestros hogares, permite sacar provecho de las propiedades de la aromaterapia a través del uso de aceites esenciales naturales.

¿Por qué necesito un difusor de aromas en mi casa?

Un difusor de aceites esenciales es un pequeño y silencioso aparato capaz de dispersar al aire pequeñas gotas de agua y aceites esenciales en forma de fina niebla, creando un ambiente propicio para la relajación, la concentración... Estos beneficios ayudan a crear una atmósfera idílica a nuestra elección según los aromas que usemos o cómo los combinemos. Así, aportaremos unas propiedades u otras al aire de nuestro hogar. 

¿Para quien están indicados estos difusores?

  • Personas estresadas.
  • Estudiantes.
  • Fumadores.
  • Personas con alergias a productos químicos.
  • Para resfriados.
  • Para casas con mascotas.
  • Para ambientes poco ventilados o "cargados".
  • Bebés (sobretodo lavanda y eucalipto).
  • Niños muy activos o nerviosos.
  • Personas con trastornos respiratorios.
  • Personas con dificultad para conciliar el sueño.

¿Cómo funciona este aparato?

La mayoría de las personas piensan, al ver el "humillo" que desprende el difusor, que funciona calentando el agua y generando vapor. Nada más lejos de la realidad. Si calentásemos el agua y añadiésemos aceites esenciales, éstos últimos al contacto con el calor se degradarían y perderían su potencial terapéutico. Por ello, si tocas la el "humillo" te darás cuenta de que es una bruma fría.

La bruma fría asegura que los aceites esenciales sean respirados sin corromperse por el calor. Por ello, es mucho más recomendable respirar este ambiente, que el generado por una vela aromática (sea o no natural) o las esencias de un quemador con vela.

¿Cómo se genera la bruma fría?

El difusor es un atomizador, es decir, funciona por ondas de ultrasonido que vibran sobre el agua creando una fina bruma, formada por micro partículas de agua y aceite esencial que quedan en suspensión. Todo esto sin necesidad de calor: el vapor generado es frío, ya que el calor destruye las propiedades terapéuticas de los aceites esenciales.

Cuando el agua se agota, el aparato de apaga automáticamente sin necesidad de estar pendiente. Hay algunos modelos que incorporan luz led de bajo consumo, que puede alternar colores para crear un ambiente más relajado o simplemente tener una tenue luz nocturna.

El difusor también es un purificador de aire, eliminando partículas contaminantes como polvo fino, bacterias, ácaros, esporas en suspensión... y también olores propios del hogar: humo de la calle, tabaco, olor de mascota, del baño, de cocinar alimentos, etc. Esto se consigue ya que los iones negativos generados por la difusión de aceites esenciales eliminan partículas tan pequeñas como las de 0.01 micrones. Además, los iones negativos aumentan el flujo de oxígeno al cerebro, promoviendo el bienestar general, lo que está aconsejado en casos de depresión, estrés, fatiga y dolores de cabeza entre otros.

Y por último, un difusor es también un humidificador, es decir, humedece el aire cuando éste es seco, haciéndolo más agradable de respirar.

¿En qué se diferencia un difusor ultrasónico de un humidificador?

Los difusores de aceites esenciales ultrasónicos son capaces de humedecer la atmósfera mediante la difusión de micro partículas de agua en frío. La introducción de aceites esenciales es recomendable pero siempre opcional. Podemos usarlo sin esencias, a modo únicamente de humidificador.

Los humidificadores se utilizan con el fin de incrementar la humedad del ambiente para hacerlo más fácilmente respirable. Se les da un mayor uso en la época invernal, ya que el abuso del aire acondicionado y la caklefacción reseca la piel y las mucosas; de tal forma que podemos padecer más alergias, tos irritativa y trastornos respiratorios o cutáneos por este tema.

Muchos humidificadores funcionan con vapor de agua generado por calor, pero los difusores ultrasónicos (como hemos visto) generan una bruma fría, que evita la degradación de las esencias que añadamos al agua. 

Ventajas de los difusores ultrasónicos frente a otros "ambientadores naturales"

Velas perfumadas

La mayoría de velas aromáticas están hechas de parafina (un petroquímico) y aromas químicos, la cual respirada habitualmente es perjudicial para la salud. 

Las velas más aconsejables serían las de soja o cera de abeja, aromatizadas con aceites esenciales. Pero su precio o su origen (en el caso de los veganos) hace que muchas personas decidan no adquirirlas. Aún así, los aceites esenciales serían quemados antes de pasar a la atmósfera y perderían sus propiedades.

Como hemos mencionado anteriormente, cada aceite esencial, cada aroma cuenta con sus propias características y bondades.

Quemadores

Los quemadores funcionan como una especie de cavidad o "cuenquito" generalmente de cristal o cerámica donde se añade agua y algún aroma o aceite esencial. Bajo este cuenco, se enciende una pequeña vela, cuyo calor, hace que se evapore el agua y la esencia.

Éste método, aunque también es natural, volvería a entrar en conflicto con la incompatibilidad del calor y los aceites esenciales.

Incienso

Aunque su procedencia es natural, muchos inciensos contienen perfumes químicos. La combustión del mismo, genera benzopirenos y otras sustancias tóxicas perjudiciales para los pulmones.

Los difusores de aromas como elemento decorativo

Hoy en día existen múltiples diseños de difusores ultrasónicos. La mayoría con inspiraciones zen, acabados redondeados y formas pulidas de cristal o madera que complementan la decoración o interiorismo de nuestro hogar. 

Los beneficios de la aromaterapia 

Muchos estudios ya han avalado los efectos beneficiosos que la aromaterapia tiene en la salud. La aromaterapia a través de los aceites esenciales es la más efectiva a nivel terapéutico, ya que contienen compuestos biológicos volátiles que a través del difusor de aromas se distribuyen por el ambiente sin perder propiedades.

Con una mínima cantidad (de 3 a 5 gotitas) de aceite esencial en el difusor ultrasónico consigues beneficiarte de todos los beneficios: mejorar el estado de ánimo, la concentración, inducir al sueño, limpiar el ambiente, mejorar la respiración...

Aceites esenciales recomendados según problemática:

- Para el estrés o los estados de ánimo alterados: bergamota, la lavanda, el vetiver, y el ylang ylang, jazmin, azahar.

- Para el insomnio: manzanilla, el jazmín, el neroli, la rosa, sándalo, lavanda.

- Reducir la sensación de náuseas: menta, jengibre, hinojo o eneldo.

- Para mejorar la memoria y la concentración: salvia, menta, canela, albahaca.

- Cansanxio pimienta negra, el cardamomo, la canela, el trébol, el té o el romero, lemongrass. tienen las propiedades de estimular y activar nuestro organismo.

- Ambiente cargado: citronela, romero, menta, limón

- Dolores de cabeza: citronela, lavanda, romero.

- Antimicrobianos (para alergias o mascotas): árbol del té, romero, orégano, tomillo.

Tan sólo 3 gotas y la sensación al inhalar ese olor tan agradable fue perfecta. Ya hace más de dos años que lo uso y a medida que ha ido pasando el tiempo he ido añadiendo más gotas al difusor, ¡ya voy por 8 gotas! Así que mi recomendación es que empieces por pocas gotas y vayas aumentando la cantidad a medida que lo vayas usando.

Deja una respuesta