Categorías

Búsqueda de blogs

¿DEBERÍA TOMAR ESPIRULINA?

¿DEBERÍA TOMAR ESPIRULINA?

La espirulina es uno de los alimentos más perfectos de la naturaleza.

La espirulina es un suplemento dietético a base de cianobacterias acuáticas. La defiición de microalga quedó obsoleta con los recientes descubrimientos científicos, aunque la creencia popular la sigue denominando como tal.

¿Quien debería tomar espirulina?

Cada vez más personas con perfiles dispares deciden suplementarse con espirulina o spirulina, ya que su perfil nutricional se adapta a multitud de requerimientos y carencias.

- Deportistas

Un 65% de peso de la espirulina es pura proteína, y hablamos de una de las pocas fuentes de proteína vegetal completa. ¿Qué significa completa? pues que contiene todos los aminoácidos esenciales en las proporciones adecuadas (característica que solemos encontrar en los productos de origen animal y raramente en el reino vegetal).

Otro punto a favor de calidad proteica de la espirulina es su digestibilidad; es cinco veces más fácil de digerir que la proteína de carne o de la soja. Por ello es un elección popular entre colectivos que buscan fuentes de proteína de calidad.

Su yodo, también proporciona mayor resistencia física.

- Vegetarianos y veganos

Si bien el argumento de las proteínas explicado arriba, se les podría aplicar igualmente a vegetarianos y veganos como fuente de proteína vegetal completa, el plus de hierro y vitamina B12 que contiene la espirulina la hace altamente atractiva para prevenir anemias, cansancio y fatiga.

- Control de peso:

Varios puntos que comentar: la espirulina es rica en triptófano, un aminoácido precursor de la serotonina, que estabiliza el  sistema nervioso. Regula el ciclo del sueño, ayuda a la relajación y se ha demostrado de gran utilidad en casos de ansiedad y estados depresivos.

La dependencia de muchas personas con la comida va más allá del simple acto de saciar su apetito, ya que los alimentos (y en especial, aquellos ricos en azúcares), liberan serotonina y nos proporcionan sensación de bienestar y tranquilidad. Consumiendo alimentos ricos en triptófano, como en este caso la espirulina, evitamos la "ansiedad por la comida" cuando realmente no existe un "hambre fisiológica", sino una especie de adicción de nuestro sistema nervioso por determinados alimentos calóricos que le proporcionan esta sustancia.

Por otra parte, su gran aporte de proteína y fibra en forma de mucílagos, proporcionan otros tipo de saciedad: una saciedad física.

Su aporte de yodo es interesante para personas que sufren metabolismo lento o que han entrado en "tumba metabólica", ya que estimula la glándula tiroides y activa el metabolismo para que nuestro consumo basal de calorías aumente de forma natural. Acompañado de deporte (mejor si lo realizamos por la tarde, cuando el metabolismo cae) resulta más efectivo para este cometido.

Resulta también muy depurativa debido a la clofofila que almacena, que ayuda a eliminar líquidos, acelerar la regeneración hepática y desintoxicar el cuerpo de toxinas y metales pesados.

- Dietas restrictivas, convalecencias o mala alimentación

En dietas muy restrictivas (ya estemos hablando de una restricción excesiva de calorías o suprimiendo algún grupo de alimentos), resulta un estupendo multivitamínico y multimineral para suplir las posibles carencias, ya que la espirulina contiene todas las vitaminas y minerales que necesitamos a lo largo del día. También indicado en convalecencias, cuando el organismo tiene mayores requerimientos nutricionales.

Es una excelente fuente de minerales (de calcio, magnesio, potasio, zinc, manganeso, selenio,y fósforo) al igual que vitaminas: destacando aquellas del grupo B (B3, B6, B9 y B12), importantes en la formación de tejidos y sangre, y también en la producción de energía. También contiene gran aporte de antioxidantes, que actúan contra el envejecimiento celular prematuro.

- Cansancio o defensas bajas

Por su perfil tan completo y equilibrado a nivel nutricional, hay personas que acuden a la espirulina en cambios de estación, cuando sus defensas bajan, o en periodos de mayores requerimientos a nivel físico o mental; ya que aporta energía y disminuye el cansancio y la fatiga a la vez que aumenta las defensas, haciendo más efectiva la respuesta inmunitaria frente a agentes externos.

¿Cómo consumir la espirulina?

La puedes encontrar en polvo en comprimidos (vigila que los comprimidos sean 100% espirulina).

Según las necesidades, de podrán tomar 1 o dos cucharadas de postre al día, mezclado con agua, zumos, sopas... aunque nosotros recomendamos mezclarlo con agua y tomarlo de un trago debido a que su sabor no es muy agradable, sobretodo para el paladar occidental.

Tomado en comprimidos resulta más sencillo y podemos tomar (según necesidades) de 4 a 10 comprimidos diarios, repartidos o en una sola toma. Recordad que aunque nos parezcan muchos comprimidos, no estamos tomando una medicación, sino un alimento prensado, y tenemos que consumir un peso de ese alimento para beneficiarnos de sus propiedades.

Deja una respuesta